Paja por teléfono

Paja por teléfono: ¿Realmente es placentera?

paja por teléfono

¿A quién no le gusta hacerse pajas? Probablemente es algo que tienen en común los hombres, y las mujeres, de a lo largo de todo el mundo. En el momento en el que llegamos al clímax parece que no hay nada más que importe: incluso hasta si nos duele la cabeza podremos disfrutar de unos segundos de alivio, de placer absoluto, donde nada más importará.

Por supuesto, la mejor experiencia es cuando nos hacen la paja y no nos la tenemos que hacer nosotros… pero esto no es siempre posible, y menos si no tenemos pareja y no queremos pagar por servicios profesionales.

También existe la opción de hacernos una buena paja por teléfono… esto quiere decir que llamaremos a un número erótico y nos dejaremos guiar por todas las guarradas que nos tengan que decir. La pregunta que nos hacemos al llegar a este punto es si realmente son placenteras, o si tan sólo perderemos el tiempo.

Vamos a estudiar este tema en detalle.

Toda la verdad de hacerse una paja por teléfono

Hay disparidad de opiniones en relación con las pajas por teléfono: hay quienes piensan que si no están delante de una mujer que sea quién les haga la paja no van a sentir absolutamente nada. Ellos piensan que la experiencia será similar a estar en casa viendo la televisión con un vídeo porno.

Pero hay otros que opinan completamente lo contrario: cuando se tiene sexo por teléfono no funciona el sentido de la vista, por lo menos no para ver a la persona que está al otro lado. Esto hace que los demás sentidos se agudicen, sobre todo el de la imaginación. Si nos centramos un poco, si nos dejamos guiar por lo que nos está diciendo la otra persona, será mucho más fácil entrar a un nuevo mundo cargado de sensualidad y de satisfacción en donde veremos a la otra persona en nuestra mente.

Para saber qué tipo de persona eres tan sólo hay una solución: hacerse una buena paja por teléfono. Nosotros estamos convencidos de que te va a encantar.